Inicio
  • Turismo
  • Santuarios

    Santuarios


    Santuario Histórico de la Pampa de Ayacucho



    En el Perú tenemos 4 santuarios, Ayacucho tiene el privilegio de contar con uno que se encuentra en el distrito de Quinua, aproximadamente a 37 KM de la ciudad de Huamanga. El Santuario Histórico Pampas de Ayacucho, es una área protegida, donde se llevo el acontecimiento mas grande de América, la batalla de Ayacucho, el 09 de Diciembre de 1824, haciendo irreversible la independencia no solo del Perú si no de toda la América Latina.



    El Santuario Histórico Pampas de Ayacucho ha sido reconocido como área intangible en el año de 1980 con la resolución suprema Nº 119-80-AA en una extensión de 300 Ha, con el objeto de proteger el escenario natural y la conservación de flora y fauna nativa del citado santuario.

    En honor al Sesquicentenario de la Batalla, se levanto este monumento histórico OBELISCO en la Pampa de Ayacucho, que mide 44 m de altura representando los 44 años de lucha por la independencia.


    Batalla de Ayacucho

    Último combate importante de las guerras de emancipación de América Latina, que se produjo el 9 de diciembre de 1824, en la pampa o llanura homónima (a unos 3.500 m de altitud, en las proximidades de la actual Pampa de Ayacucho), concretamente en un lugar denominado Quinua, y acabó con la victoria de las fuerzas independentistas, a las órdenes del general de origen venezolano Antonio José de Sucre, frente a las tropas españolas comandadas por el último virrey del Perú, José de la Serna e Hinojosa.

    Después de que Sucre y el presidente de la República de la Gran Colombia y máximo dirigente de los independentistas peruanos, Simón Bolívar, derrotaran el 6 de agosto de 1824 a un contingente español encabezado por el teniente general José Canterac en la batalla de Junín, que tuvo lugar en la cordillera Central peruana; De la Serna avanzó hacia los insurgentes desde Cuzco con un ejército de 10.000 hombres. Sucre, con un total de 6.000 peruanos y colombianos a su mando, trató de evitar la batalla, pero finalmente se enfrentó a los españoles en la llanura de Ayacucho, a primeros de diciembre. Sus hombres atacaron al ejército español cuando se dirigía a su encuentro desde las montañas próximas, logrando así una ventaja sobre el virrey De la Serna antes de que éste tuviera la oportunidad de organizar a sus tropas, al frente de cuyas principales divisiones se encontraban el propio Canterac y el general Jerónimo Valdés. Tras un infructuoso intento de desbordar a las fuerzas insurgentes, los españoles fueron vencidos, y, después de que De la Serna resultara herido y hecho prisionero, Canterac negoció las condiciones de la capitulación realista.

    La batalla de Ayacucho marcó el final del dominio español en lo que había sido el virreinato del Perú, y, por ende, en todo el continente sudamericano; si bien la presencia definitiva de las fuerzas realistas no cesó hasta que en enero de 1826 finalizó la última y testimonial lucha, la mantenida en el sitio del Callao. Muchos de los más destacados próceres independentistas participaron en tan decisiva batalla, entre los cuales cabe mencionar a los bolivianos Andrés Santa Cruz, Pedro Blanco y José Miguel Velasco; los peruanos José de la Mar, José Bernardo de Tagle, Ramón Castilla y Felipe Santiago de Salaverry; el venezolano Jacinto Lara; el argentino José de Olavarría o los colombianos José María Melo y José María Córdoba. En 1980 se creó el llamado Santuario histórico Pampas de Ayacucho para preservar el escenario natural donde tuvo lugar el combate.